Kalé emerge después de meses en el ruedo electoral donde lanzó disparos verbales contra los opositores, acusándoles de cínicos y perdedores tradicionales. (Foto: Diario La Nación).

Después de mucho tiempo, el senador colorado Juan Carlos “Kalé” Galaverna vuelve al pugilato electoral, en esta ocasión para defender la candidatura de correligionarios cartistas para ocupar sendas vacancias de ministro de la Justicia Electoral.

En su proverbial tono disparador, apretó el gatillo verbal para lanzar munición gruesa contra los opositores tras acusarles de cínicos y perdedores consuetudinarios.

“Muchos opositores, y con notorio apoyo de varios medios de comunicación anti-colorados, pegan el grito al cielo acusando al Partido Colorado de intentar lograr mayoría en el TSJ (Tribunal Superior de Justicia Electoral”, afirmó.

“¿Y ellos qué buscan? ¿La oposición no quiere acaso lo mismo?” preguntó.

“(Los opositores) se llenan la boca con que los jueces deben ser designados por su idoneidad, pero, al mismo tiempo, reclaman cupos de magistrados”, declaró el político con 5 períodos de gestión en la Cámara de Senadores y más de 60 años de militancia en el Partido Colorado, donde conoció el destierro de la mano de Stroessner y comenzó trabajando de calesitero hasta ascender a exclusivos nichos de poder supremo.

“Siguen actuando con cinismo e hipocresía, y así les va. Vade retro, perdedores consuetudinarios”, remató Galaverna, quien ha avisado que no se presentará a un nuevo cargo electivo sino buscará ayudar a gente necesitada y brindar consejos útiles a autoridades, basado en su trayectoria política y a lo aprendido de los miles de amigos repartidos en todo el mundo, según afirmó.

Críticos consuetudinarios acusan al político ypacaraiense de haber acumulado una fortuna incalculable a través de la política donde, según opinan, ha montado un esquema extendido de tráfico de influencia y otro tipo de perversión pública para acumular riqueza y cooptar lealtades, conformando una formidable estructura electoral que, a la postre, le han significado nada menos que 25 años como parlamentario y cúmulos de privilegios.

Es uno de los artífices del aterrizaje en la presidencia de Mario Abdo Benítez, a quien le retiró posteriormente su apoyo y confianza tras acusarle de inútil, flojo e indigno de manejar el Paraguay.

Actualmente, Kalé se mantiene consolidado en filas de Honor Colorado, el movimiento de la ANR formado por él en el 2012 y que a la postre ascendió a la primera magistratura del país, donde él mismo le dio las espaldas para lanzarse a brazos de Marito, quien también acusó el portazo del llamado “gallo republicano”, cuyo poder se mantiene firme, aunque debilitado por los vaivenes de sus interesadas preferencias.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.