Para enfrentar a la pandemia, el sector lácteo nacional hizo un esfuerzo heroico que permitió que ninguna de las 8 empresas aglutinadas en la CAPAINLAC dejara de trabajar, expresó Becker, tras pedir al país que consuma leche “Made in Paraguay”.

“Ñande Kamby” se denomina la campaña que la Cámara Paraguaya de Industriales Lácteos (CAPAINLAC) lanza por segundo año consecutivo, para comunicar a la ciudadanía la importancia de consumir lácteos nacionales, tanto por su valor nutricional como por el impacto que tiene en la economía nacional, ya que la cadena láctea, en cada uno de sus eslabones (producción primaria, industrial y comercial) se encuentra extendida a lo largo y ancho del país, generando fuentes de trabajo a miles de paraguayos.

Desde el 15 de diciembre hasta finales de enero del 2022, la CAPAINLAC continuará comunicando a la población el aporte a la nutrición diaria de los diferentes productos lácteos disponibles hoy en el mercado, que son numerosos y variados, para satisfacer una amplia gama de gustos y necesidades: con colágeno, sin lactosa, con frutas, etcétera, todas estas informaciones con el respaldo científico correspondiente. 

El segundo año de la campaña Ñande kamby coincide con el segundo de pandemia de covid, que ha tenido graves efectos en la salud de la población mundial y en la economía de los países. Para enfrentarla, el sector lácteo nacional hizo un esfuerzo heroico, que permitió que ninguna de las 8 empresas aglutinadas en la CAPAINLAC dejara de trabajar.

“Las empresas mantuvieron los puestos de trabajo; no hubo desvinculaciones ni recorte de sueldos; algunas que no tenían un sistema de reparto a domicilio (delivery) empezaron a ofrecerlo, y se abasteció a todo el país, incluso a pesar de la huelga de camioneros”, declaró el presidente de la organización, Erno Becker.

Dos prioridades de CAPAINLAC en el 2022 serán nuevamente la provisión de leche para la Merienda Escolar, un programa llevado adelante por el Ministerio de Educación y dirigido a alumnos de instituciones educativas públicas de todo el país; a más del Programa Alimentario Nutricional Integral (PANI), por el cual el Ministerio de Salud distribuye leche enriquecida con hierro, calcio, zinc, cobre y vitamina C a madres y niños con desnutrición o en situación de riesgo de padecerla, en todo el territorio nacional.

Ambos programas se cubren completamente con leche de producción nacional.

A pesar de las dificultades impuestas por la pandemia, este año se logró proveer de lácteos para estos programas nutricionales, lo que resultó beneficioso tanto para los destinatarios de los alimentos como para las 5.000 familias productoras, las industrias lácteas y los sectores vinculados, como transporte y logística, que no pararon de trabajar.

“La CAPAINLAC continuará colaborando con el Viceministerio de Ganadería en todo lo que hace a la promoción de la producción láctea. Como parte de la campaña se difundirán videos para mostrar a la población en general los trabajos realizados y, a su vez, con la Unión Industrial Paraguaya (UIP) buscará concienciar a la población y a las autoridades sobre cuánto afecta el contrabando al sector productivo y, en este caso, a la producción láctea nacional”, afirmó Becker.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *