El ex presidente y obispo retirado Fernando Lugo cosechó derrotas al hilo durante la compulsa eleccionaria de este domingo, enmarcando un escenario complicado para la izquierda chavista paraguaya, de cara a las presidenciales del 2023.

Los comicios generales municipales generaron una gran sorpresa a propios y extraños luego de que la Asociación Nacional Republicana (ANR) ganó en 160 de las 157 localidades del país, tiñendo de rojo el mapa político eleccionario en un momento clave en vísperas de las presidenciales del 2023.

Referentes políticos coincidieron en señalar al luguista Frente Guasu y a otros partidos de izquierda como los grandes perdedores, quienes venían con la ventaja estratégica extendida por las redes sociales y sectores mediáticos amigos que pugnaban por exponer la corrupción imperante en el Partido Colorado y las manchas arrastradas por muchos candidatos republicanos como “estrategia” servida para la oposición, que se surtió de este regalo para disparar munición gruesa contra los oponentes que al final de nada sirvió.

La izquierda organizada, con fuerte eco en el plano mediático, tuvo una cosecha muy pobre de victorias aun en plazas estimadas como territorio con márgenes históricos de preferencia.

En este sentido, en el departamento de San Pedro no lograron imponer intendentes, a pesar de la fuerza electoral de organizaciones campesinas instaladas en esta parte del país que responden al luguismo y a otras corrientes de izquierda radicalizada.

En paralelo, el polémico Paraguayo “Payo” Cubas también mordió el polvo de la derrota con candidatos derrotados a lo largo y ancho del país.

“De nada le sirvieron los más de 600.000 ‘amigos’ de redes sociales, porque a la hora de la verdad no fueron a votar o simplemente le dieron la espalda votando por otros candidatos”, opina este lunes un posteador.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *