“La donación de órganos es el acto más puro, generoso, solidario y tan lleno de amor que una persona puede hacer para ayudar a otras personas a seguir viviendo o mejorar su calidad de vida”, relata emocionado un paciente trasplantado. (Foto: elindependiente.co.cr)

Este sábado 9 de julio se celebra el Día Nacional del Trasplante y en ese marco se llevará a cabo una jornada de concienciación en el Paseo La Galería, Nivel 1, de 12:00 a 20:00 horas.

Debido a que el mensaje principal es de agradecimiento a quienes donaron sus órganos, durante la jornada se compartirán experiencias de personas que recibieron un trasplante y que agradecen a los donantes anónimos que les otorgaron una nueva oportunidad de vida.

También se sumarán mensajes de quienes trabajan día a día en el sistema de salud para hacer posibles los trasplantes.

“La donación es una segunda oportunidad de vida”

Tatiana Benítez, de San Lorenzo, tuvo un trasplante de corazón a los 6 años y de ello han pasado 15 años.

Según su testimonio, gracias a esa segunda oportunidad de vida pudo desarrollar su infancia y adolescencia de manera normal y ahora es una mujer de 21 años.

Ella deja un mensaje a familiares de personas fallecidas que pueden ser donantes de órganos: “Es muy difícil ponerse en el lugar de una persona que perdió a un ser querido, pero siempre hay que tener en mente que una decisión puede salvarle la vida a otra persona. El problema es que acá en Paraguay hay mucha desinformación todavía y es nuestro deber, como personas trasplantadas, y de los médicos, hablar más de la donación y el trasplante”, señala.

Diego Vera (41) estuvo al borde de la muerte luego de una punción irregular de uno de sus riñones, por lo que debió recibir un trasplante.

La cirugía fue un éxito hace 11 años, por lo que puede llevar una vida normal desde entonces. 

“Me trasplantaron el 13 de abril del 2011 y a Dios gracias estoy muy bien. Les digo a las personas que donen sus órganos a quienes necesitan, para así poder salvar vidas de personas que están en lista de espera”.

“Mi vida cambió para siempre”

A su turno, Luz Salinas (21), oriunda de San Ignacio, Misiones, fue beneficiada con un trasplante de riñón el 8 de diciembre de 2016.

A casi seis años de aquel día, señala su alegría por poder desarrollar una vida normal: “Mi vida cambió para siempre; ahora puedo hacer cosas que antes no podía hacer porque estaba dializada”, indica.

Insta a familiares de pacientes y a potenciales donantes “que digan sí a la vida, así como a mí me dieron la oportunidad, hay otras personas que necesitan”, y recuerda que “cuando uno decide donar, le está dando una segunda oportunidad de vida a esa persona que está luchando día a día para poder sobrevivir”.

Alberto López, trasplantado cardíaco de 48 años de edad, fue beneficiado con una donación hace casi cuatro años.

Comenta que, pese a que fueron muy duros los momentos que pasó desde el 2011 esperando por un corazón, se siente agradecido de poder hoy en día hacer pequeñas cosas como caminar, correr o subir escaleras sin cansarse rápidamente.

“Puedo hacer estas cosas que son normales para personas sanas, pero para mí son cosas maravillosas. No puedo expresar con palabras la emoción de estar vivo y de sentir el afecto de mi familia”, recalca.

Por este motivo, exhorta a las personas que tienen en sus manos donar: “La donación de órganos es el acto más puro, generoso, solidario y tan lleno de amor que una persona puede hacer para ayudar a otras personas a seguir viviendo o mejorar su calidad de vida”, relata.

Palacio de López iluminado en verde

Con motivo del Día Nacional de Trasplante, desde este domingo 3 de julio el Palacio de López se iluminará de color verde, para concienciar sobre el trasplante, además de homenajear y agradecer por todas las personas que recuperaron su salud y salvaron sus vidas gracias a los donantes.

Para ser donante, descargar el formulario haciendo clic en este link https://www.mspbs.gov.py/inat

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.