Con su deceso, doña Adelfa deja un rico testimonio de vida, como ejemplo de futuras generaciones, al destinar gran parte de su esfuerzo y sacrificio diario en favor de los más necesitados.

HORQUETA (Por Freddy Rojas Martínez). 

El miércoles último falleció en su domicilio de esa ciudad la señora Adelfa Gómez (71 años), quien estaba aquejada de un cáncer de mamas y sus restos fueron sepultados este jueves en el cementerio local.

Quienes conocen la ejemplar trayectoria de vida con esfuerzo y sacrificio para ganarse el sustento diario, lamentan el deceso de esta multifacética mujer porque siempre luchó también a favor de los demás, conformó la Cooperativa Campesina del Norte (Cocanor), integró la Asociación Cooperadora Escolar (ACE) de la escuela “Fulgencio Yegros” de su localidad, y también fue defensora del medio ambiente.

En ese sentido, cuando se enteraba que se deforestaría un bosque de la zona inmediatamente denunciaba ante las autoridades pertinentes para que intervengan y eviten las talas de árboles, y si no encontraba respuesta, ella misma acudía a tratar de frenar los abusos.

Ella pudo cerciorarse de que padecía del cáncer de mamas luego de unos tratamientos que le realizaron en el Instituto Nacional del Cáncer (Incan) en el año 2018, y posteriormente solicitó a través de una nota al ministro de Salud, Dr. Julio Mazzoleni, para que el hospital regional de Concepción cuente con un necesario aparato de mamografía.

Para el efecto, organizó la campaña denominada “Octubre Rosa”, a la que se unieron varias mujeres que firmaron el pedido del aparato, que fue enviado al Ministerio de Salud y no tardó mucho para que obtengan una respuesta positiva.

El director de la I Región Sanitaria, Dr. Hugo Cabrera, aclaró que contaban con el mamógrafo desde hace nueve años, pero la máquina no funcionaba por fallas técnicas, aunque fue reparada unos años atrás.  

A través de la campaña “Octubre Rosa” también solicitaron que un móvil de las Unidades de Salud Familiar (USF) tenga un mamógrafo para llegar a localidades aisladas y realizar los estudios a las mujeres campesinas de escasos recursos económicos de la zona, pero este pedido no prosperó.

Gladys Gómez comentó que su hermana Adelfa se casó con Elvio Areco y al iniciarse el matrimonio emigraron a Asunción, donde vivieron por treinta años y engendraron cuatro hijos. Gómez dijo que su hermana fue líder en las comisiones vecinales de uno de los barrios capitalinos para hacer trabajar a las autoridades y provean de mejoras físicas al lugar.

Señaló que Adelfa y Elvio retornaron a Alfonso Cue en el 2018, donde Adelfa fomentó la unión de los labriegos para conformar la Cocanor, y acompañó a otras organizaciones de la zona para lograr los objetivos deseados.

“Mujeres guerreras y patriotas como doña Adelfa necesita este país”, expresó compungida una amiga de la septuagenaria, que deja un legado importante como testimonio de una vida fecunda a favor de los sectores excluidos y personas necesitadas.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.